Entrenamiento con chaleco lastrado

Lo primero que debemos tener en cuenta es que los chalecos lastrados nos ofrecen una variabilidad en cuanto al peso que queremos utilizar como sobrecarga y una gran versatilidad en cuanto a tipos de ejercicios que podemos realizar con ellos, ya que nos permite ejecutar cualquier ejercicio o actividad con una sobrecarga extra. Podríamos decir que estaríamos en una situación de “hiper gravedad”.

 

Dicho esto, tenemos que tener en cuenta los ejercicios que vamos a realizar con ellos, el nivel de condición física que tengamos y el peso/sobrecarga utilizadas en cada ejercicio en concreto.
¿Por qué? Debemos recordar que el deporte es salud, y lo que no queremos es poner en riesgo nuestras articulaciones.
Primero de todo debemos diferenciar los ejercicios de alto impacto con los ejercicios de bajo impacto. No es lo mismo efectuar un “Drop jump”, salto desde un cajón pliométrico, que una sentadilla. El pico de tensión que se genera en el primero es muchísimo mayor que en el segundo, por tanto se produce un estrés mucho más alto a nivel articular y por tanto un mayor riesgo de lesión.

 

Así que si queréis introducir en vuestros entrenamientos pliométricos o de carrera/agilidad el uso del chaleco lastrado, id con mucho cuidado con el peso seleccionado. De hecho, según un estudio de Bosco (1985) la sobrecarga de peso de un 13% del peso corporal del deportista durante los entrenamientos específicos de cada deporte de velocidad y agilidad sería la óptima para una mejora en el rendimiento.
Otro de los factores a tener en cuenta es nuestro nivel de condición física y el nivel de experiencia y control que tengamos en el ejercicio al que queramos añadir el Chaleco lastrado. Por tanto antes de utilizar esta sobrecarga, aseguraos de que la realización (técnica de ejecución) de dicho ejercicio sea la correcta sin esta.
Como ya hemos comentado anteriormente, el peso utilizado por tanto no debe ser el mismo en un sprint de 30m que en unas dominadas.
Por ejemplo, teniendo en cuenta que tenemos un buen nivel técnico de ejecución del ejercicio, si nuestro peso corporal es de 70kg, deberíamos añadirle 9kg a nuestro chaleco lastrado para un óptimo trabajo en los sprints de 30m. En cambio, el peso seleccionado para la realización de las dominadas va a depender únicamente del tipo de entreno que queramos desarrollar (fuerza máxima, hipertrofia, resistencia muscular…) y, evidentemente, de nuestro nivel de condición física.
Por último también comentar que para los ejercicios de alto impacto, tenemos que tener en cuenta la superficie en la cual realizamos los ejercicios. En este caso nos debemos de fijar en su dureza (superficies más reactivas) y su estabilidad. En superficies duras, como el asfalto, los picos de tensión que se generan son mayores, d

 

ebido a que la fuerza que se transfiere es mucho mayor que por ejemplo en una colchoneta o en la arena. En este caso las lesiones pueden aparecer debido a un esfuerzo repetitivo.
Pero aún tendríamos que tener más en cuenta la estabilidad de la superficie utilizada y evitar realizar ejercicios de alto impacto sobre ellas. No obstante, tampoco os recomiendo el trabajo de propiocepción con cualquier tipo de sobrecarga.

Ahora que ya sabemos cuándo trabajar con el chaleco y con qué pesos, vamos a hablar de los beneficios de este tipo de entrenamiento con sobrecarga.

Una de las grandes ventajas y la que lo hace tan importante a nivel deportivo, es la gran especificidad que nos ofrece este trabajo con sobrecarga. Nos permite reproducir cualquier acción, gesto o movimiento que se da en cualquier deporte con una carga añadida regulable.
En este punto me gustaría recalcar que el chaleco lastrado que vayamos a utilizar se ajuste totalmente al torso, para evitar cualquier inestabilidad que se pudiera producir, principalmente en la fase de despegue.
Este tipo de lastre hace que, en ejercicios de carrera o ejercicios con CMJ, pasemos más tiempo con los pies pegados en el suelo, es decir, nuestra fase de amortiguamiento e impulsión sea más larga. Debido a este factor y a la propia sobrecarga que nos ofrece el chaleco, el pico y el promedio de fuerza vertical aplicada sea mayor. No solo eso sino que la pendiente en la gráfica fuerza/tiempo será mucho mayor, es decir, alcanzaremos nuestro pico de fuerza de manera más rápida.
Por tanto podemos concluir que el entrenamiento con chaleco lastrado nos hará mejorar nuestro pico de fuerza vertical máxima y el tiempo en alcanzar este pico de fuerza, por tanto imprimir mucha más potencia en cualquier ejercicio, eso sí, siempre y cuando el peso utilizado no “destruya” nuestra técnica de ejecución.
Por todo ello afirmamos que, con el chaleco lastrado, las mejoras conseguidas tendrán una máxima transferencia a la disciplina deportiva en concreto, debido, como ya hemos comentado antes, a la especificidad de los ejercicios realizados.
Evergy nos proporciona un chaleco lastrado con una gran variabilidad en cuanto a pesos: de 1kg hasta 30kg con un incremento de pesos de 1 kg. Además, se ajusta perfectamente a nuestro cuerpo para poder realizar cualquier ejercicio de alto impacto o especifico de cualquier deporte.

Por | 2017-11-28T19:08:28+00:00 noviembre 28th, 2017|Sin categoría|Sin comentarios

Deje su comentario